PENA MÁXIMA A TERRORISTAS DE LA ECONOMÍA BOLIVIANA

En brutal época de incertidumbre económica, la arena política va calentando motores, consolidándose de manera estratégica las apetecidas presidencias de los órganos legislativos en los diferentes gobiernos.

Análogamente dentro las controvertidas filas del MAS, la pulseta no repara en chicas, los renovadores que apoyan al presidente Luis Arce, buscan afanosamente “refundar su partido, MAS – IPSP” en el congreso realizado de la ciudad del Alto, defenestrando la inaudita perpetuidad hegemónica caudillista, tal y como refiere la acrónica figura de Evo Morales, mientras los fieles adeptos al dirigente cocalero del trópico cochabambino, Evo Morales, considerados como el ala radical, arremeten calificando despectivamente el evento, como un “congreso de duendes y fantasmas”, sentenciando temerariamente, “Mañana se decide qué es lo que va a ocurrir con el país, estamos a la espera (…) No vamos a permitir que nos sigan arrebatando, nos vamos a medir entre los ‘arcistas’ que son pagados y los que no somos pagados. ¡Nosotros somos gente de convicción!”, concluyó el dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (Csutcb) Hugo Ramírez.

El atentar contra el derecho a la esperanza en desarrollo y/o, crecimiento económico del país, tiene que sentenciarse como traición a la Patria; por nuestra parte colegimos que forzosamente se debe castigar en las urnas con la pena máxima, al o los individuos, que en bastardos intereses políticos, criminalmente lastimen a la economía boliviana.

¡EL  2025 BOLIVIA JUZGARÁ!!!

Te puede interesar: